Una joven de 27 años se descompensó en la Plaza 25 de Mayo por el calor: recomendaciones ante el alerta naranja

Una joven de 27 años, quien se encontraba junto a un bebé, se descompensó debido a las altas temperaturas en la Plaza 25 de Mayo este martes y fue asistida por personal de la Guardia Comunitaria de Resistencia. Tras recibir el aviso, el servicio de emergencias 107 intervino rápidamente, diagnosticando presión baja, aunque estable y sin riesgos para la paciente.

 

El episodio se da en el marco de la ola de calor que azota al país y que tiene a Chaco como una de las zonas más calientes. De hecho, en la provincia rige un alerta meteorológico naranja por temperaturas extremas que pueden poner en riego la salud de los vecinos.

 

El golpe de calor es una condición grave que puede resultar de la incapacidad del cuerpo para regular su temperatura. Esto puede llevar a síntomas severos, como piel seca, roja y caliente, pulso rápido y fuerte, náuseas, calambres e incluso pérdida del conocimiento.

 

Según los expertos, la mayoría de los fallecimientos relacionados con olas de calor están asociados al agravamiento de enfermedades preexistentes, como las cardíacas, pulmonares o renales. Además, hay una serie de síntomas que pueden indicar problemas derivados del calor, como edemas en miembros inferiores, erupción en el cuello, dolor de cabeza, irritabilidad, letargo y debilidad.

 

Es importante destacar que ciertos grupos de personas enfrentan un mayor riesgo durante estas condiciones extremas, incluyendo a los niños, los adultos mayores y aquellos con enfermedades crónicas que requieren medicación diaria.

 

CINCO SITUACIONES CLÍNICAS ASOCIADAS AL CALOR EXTREMO

 

1. Golpe de calor: Una condición que pone en riesgo la vida, caracterizada por una temperatura corporal que supera los 41 grados Celsius, acompañada de síntomas como piel seca, pulso rápido, mareos y sed extrema.

Leer mas  Avances en Salud y Protección en Chorotis: Nueva Ambulancia y Unidad de Protección Integral.

 

2. Agotamiento por calor: Puede ocurrir tras varios días de exposición a altas temperaturas sin una hidratación adecuada, manifestándose con sudoración profusa, cefalea y respiración rápida.

 

3. Calambres por calor: Dolores musculares causados por el ejercicio sin control.

 

4. Erupciones cutáneas por calor: Irritación de la piel debido al exceso de sudoración, especialmente común en la población pediátrica.

 

5. Quemaduras por exposición solar: La exposición prolongada al sol puede provocar quemaduras e incluso enfermedades de la piel más graves.

 

SIETE CONSEJOS PARA PROTEGERSE DEL CALOR EXTREMO

 

1. Evitar la exposición al sol durante las horas centrales del día.

 

2. Buscar lugares frescos y ventilados si se siente cansancio o mareo.

 

3. Cubrir la piel y proteger los ojos con ropa adecuada y gafas de sol.

 

4. Mantenerse bien hidratado, ingiriendo agua y bebidas isotónicas.

 

5. Evitar las comidas pesadas que puedan aumentar la temperatura corporal.

 

6. Usar ropa ligera y clara que permita la transpiración.

 

7. Prestar especial atención a los niños y adultos mayores, protegiéndolos del sol y asegurando su hidratación.