HALLAN A HOMBRE DESCUARTIZADO EN LA VERDE

La tranquila localidad de La Verde se vio sacudida el pasado sábado por un macabro hallazgo. En el campo Gauchito Gil, situado a 30 kilómetros de la planta urbana de La Escondida, fue encontrado el cuerpo sin vida de R. N., conocido como «Ortega», quien trabajaba como puestero en la propiedad. El descubrimiento, que se produjo en horas de la tarde, reveló una escena estremecedora: el hombre estaba descuartizado.

El suceso ha movilizado a las fuerzas de seguridad y al sistema judicial de la región. La Policía de La Verde se trasladó de inmediato al lugar del hallazgo, donde se dio intervención a la Fiscalía Penal en turno N° 1, dirigida por la Doctora Ingrid Wenner. En el sitio también se hicieron presentes el Gabinete Científico del Poder Judicial, el médico policial de turno, y el móvil tanatológico de la División Bomberos Metropolitana, para llevar a cabo las investigaciones pertinentes.

Según fuentes policiales, Ortega, de 56 años, no respondía a las llamadas telefónicas desde el viernes, lo que generó preocupación en la dueña del campo, una mujer de 75 años. Alarmada por la falta de comunicación, la propietaria decidió acercarse al lugar acompañada de su hermano. Al llegar, ambos se encontraron con la espantosa escena en la entrada del campo.

Las primeras hipótesis sugieren que el hombre podría haber sido atacado por perros, aunque las circunstancias exactas de su muerte aún están bajo investigación. Las autoridades continúan recopilando pruebas y testimonios para esclarecer los detalles del caso. La violencia y brutalidad del incidente han dejado consternados a los habitantes de la zona, que esperan respuestas claras de las autoridades.

Leer mas  CHACO | Mintió que le robaron para cobrar el seguro: fue descubierto y quedó demorado

Mientras tanto, la comunidad de La Verde permanece en estado de alerta. La Policía ha intensificado sus patrullajes y ha pedido a los vecinos que mantengan la calma y colaboren con cualquier información que pueda ser relevante para la investigación. El trágico suceso ha puesto de relieve la necesidad de reforzar la seguridad en áreas rurales y la importancia de una respuesta rápida ante señales de alerta.