Las manchas de sangre encontradas en la casa y muebles de los Sena corresponden a Cecilia Strzyzowski

Fuentes judiciales confirmaron la información . La sangre fue detectada en el operativo que encabezó Gendarmería el sábado 24 de junio y en muebles que los Sena «donaron» a un vecino del barrio Emerenciano.

Esta mañana se conoció el dictamen de la pericia genética sobre las manchas de sangre encontradas en los muebles que el 6 de junio la familia Sena le «donó» a un vecino del barrio Emerenciano, y que la fiscalía halló el 22 de junio, y en las que se detectaron en una de las habitaciones de la casa de Santa María de Oro al 1.460, durante el segundo allanamiento a cargo de Gendarmería Nacional.

El informe fue confirmado por fuentes judiciales, en el que se detalla que «los perfiles genéticos obtenidos -en el respaldo de madera de la cama- son 16.542.916 veces más probables si Romero Gloria Carina es la madre biológica de la mujer aportante del material genético femenino hallado».

Similar resultado se dio sobre las manchas de sangre, detectadas con luminol el 24 de junio en la habitación donde se presume estuvo escondido el cuerpo de Cecilia hasta que César Sena y Gustavo Obregón retiraron el cuerpo del lugar para trasladarlo a Campo Rossi. Mismo resultado se obtuvo en la tela del colchón que también se secuestró en el barrio Emerenciano.

El dictamen compromete aún más a los tres principales imputados por el femicidio: Emerenciano Sena, Marcela Acuña y César Sena. De esta manera, ahora resta esperar unas dos semanas aproximadamente para confirmar si las muestras de ADN extraídas de los restos óseos encontrados en el Río Tragadero son compatibles con las muestras aportadas por Gloria Romero.

Leer mas  Habló por primera vez, el papá de Cecilia: Me enteré porque me llamó la mamá. Ahí comenzó una pesadilla

Así, se refuerza la reconstrucción del hecho realizada por el Equipo Fiscal Especial por el que se cree que Cecilia fue asesinada el viernes 2 de junio en Santa María de Oro al 1460 y sus restos fueron trasladados hasta la chanchería donde fueron incinerados durante, al menos, 48 horas.